Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Latin-America Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Por Orlando Vargas, Certification Manager SGS Colombia

Saludos, estimados lectores forjadores de la competitividad empresarial y de una Latino América pujante y desarrollada. Gracias por la favorabilidad en la lectura de la anterior emisión, en la cual celebramos los 25 años de la ISO 9000 y el legado que esta norma cada día nos deja.  En esta edición nos alejaremos parcialmente de los temas que tradicionalmente tratamos, para hacer un sentido y sencillo homenaje a un escritor, pero fundamentalmente un gran maestro y líder empresarial, Stephen R. Covey, el autor del best seller “Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva”. 

Stephen R. Covey falleció a la edad de 80 años,  el 16 de Julio de este año, como consecuencia de las secuelas que  le dejó un accidente en bicicleta ocurrido en Abril último. De “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” se han vendido más de 20 millones de copias en más de 40 idiomas en todo el mundo. Covey fue considerado uno de los estadounidenses más influyentes del mundo y “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” es uno de los 10 libros de gestión más importantes de todos los tiempos, de acuerdo a la revista Forbes. La revista Chief Executive lo calificó como uno de los dos libros más influyentes del siglo XX.

Otros libros de Covey, de igual e inclusive mayor nivel de enseñanza, son: “Liderazgo centrado en principios”, posiblemente el de mayor nivel para los lideres empresariales; “Primero lo primero”, de enseñanzas muy prácticas en el manejo del tiempo en la jerarquía de las actividades en el día a día; “El 8° Hábito”, en el cual nos divulgó las 4 dimensiones del ser cuerpo, corazón, mente y espíritu, y en el cual aprendimos que debemos vivir, amar, aprender, dejar un legado;  “El líder interior”, en el cual podemos ver como transmitir los 7 hábitos y como desarrollar el liderazgo en los niños y jóvenes; “La 3a Alternativa”, su último libro en el cual aprendemos a buscar alternativas win-win (ganar-ganar) y a desarrollar una verdadera empatía con los demás, en especial con quienes tenemos conflictos; “Grandeza para cada día”, que es un extraordinario compendio de lecturas del Reader’s Digest, con reflexiones de Covey  en las que se resaltan los principios. 

El libro “Liderazgo centrado en principios” tiene un capitulo en el cual se hace un paralelo entre los 7 hábitos y los 14 puntos de Deming sobre la calidad, como también un capítulo en el cual se menciona los grandes pecados a nivel empresarial y personal.  En estas épocas de pirámides, del deseo del dinero fácil, de buscarle el atajo a las leyes, del todo vale, del querer avanzar sin respetar a los compañeros de trabajo, cómo sería de importante que leyéramos a Covey en “Liderazgo centrado en principios”.

Pero lo más importante de Covey no es su obra literaria, son sus enseñanzas, su filosofía, su concepto de la vida,  en la cual nos enseña a ser verdaderos líderes en el día a día. Lo importante de Covey  es su filosofía de llevar una vida centrada en principios y valores que conllevan a la felicidad, y a hacer de cada uno de nosotros seres magnánimes sin importar niveles económicos,  sociales o jerárquicos.  La gran enseñanza de Covey es que solo en la medida en que cada uno de nosotros cambiemos y seamos mejores seres, en esa misma medida cambiará el mundo y tendremos un mejor planeta. Conceptos como: la ley de la siembra y la cosecha,  de adentro hacia afuera, la mentalidad de la abundancia y muchos otros, son de vital importancia para entender que la vida es el resultado de nuestras propias acciones y el futuro no depende de nadie distinto a cada uno de nosotros.

Los 7 hábitos no son un invento de Covey, son el resultado de años de estudios, al cabo de los cuales Covey descubrió que anteriormente los líderes de los USA centraban su liderazgo en “la ética del carácter, que es aquella en la que se enseña que existen unos principios básicos para vivir con eficacia y que las personas sólo pueden experimentar un verdadero éxito y una felicidad duradera cuando aprenden a vivir con esos principios y los integran en su carácter básico”. Covey critica cómo en la actualidad las personas queremos conseguir el éxito en las empresas y en la vida cotidiana basados en la forma, la imagen pública, las conductas, habilidades y técnicas de comunicación e interacción humana. 

Covey, en su humildad  y respeto por el lector que tanto lo caracterizó, resaltaba a seres tan brillantes para la humanidad como Nelson Mandela, Gandhi, Anwar el-Sadat, la madre Teresa, el arzobispo Desmond Tutu, Muhammad Yunus (el creador  del banco de los pobres en Bangladés y de las microfinanzas);  pero también a seres anónimos a nivel mundial como los profesores de la escuela A.B. Combs, que son el eje de “El líder Interior”.

Tuve la oportunidad de conocer a Covey cuando vino a Colombia en Abril de 2004, y de asistir un par de veces a la teleconferencia del congreso mundial de liderazgo, evento que para Colombia transmite la Universidad Jorge Tadeo Lozano. En el congreso del año 2005 se realizó el lanzamiento de “El 8o  Hábito”, fue genial e inolvidable ver cómo encendía un cerillo y que éste iluminaba todo el recinto para mostrarnos este hábito de inspirar a los demás a encontrar su voz. En el 2009 estuvo en la feria del libro de Bogotá su hijo, también de nombre Stephen, en el lanzamiento del libro “El Factor Confianza”. Fue maravilloso intercambiar comentarios sobre uno de los pasajes de los 7 hábitos, ya que Stephen hijo era a quien Stephen padre se dirigía con los adjetivos “Verde y Limpio”,  para delegarle la labor del mantenimiento del jardín de la casa de los Covey en Utah.      

Stephen Covey fue un maestro en toda la extensión de la palabra, tal como fue su objetivo.  Su legado es inmenso. El talante noble y humano de Covey es de la misma dimensión de Mandela, Gandhi o la madre Teresa. Cómo hubiera sido de beneficioso que el Gobierno colombiano  hubiera tenido un apoyo en Sthephen Covey para ambientar un proceso de paz.

Con seguridad, la influencia de Covey en los líderes y empresarios del siglo XXI irá en aumento, pues su éxito y su filosofía  no es una “moda”, no es una nueva tendencia de administración que sea pasajera o que se deba a un éxito literario; las enseñanzas de Covey están basadas en principios inmunes a los devenires de los tiempos y para nada son perecederas.

Uno de los legados de Stephan Covey  es el “Franklin Covey”, un centro de formación en liderazgo que gerencia su hijo Stephen que cuenta con presencia en más de cien países y que asesora a las grandes multinacionales y a muchos gobiernos en temas de liderazgo.  Muchos centros educativos en los cinco continentes están aplicando las enseñanzas de los 7 hábitos como su eje temático  para la formación en liderazgo.

En alguna ocasión mencionaba que finalmente la calidad en toda labor y la calidad de las empresas dependen del ser humano, de la persona que ejecuta las labores.  Eso es lo que Covey nos enseñó, a ser personas de Calidad.  Personas que Calidad crean y desarrollan empresas de Calidad.

Deseamos a todos  que el año 2012 haya sido de progreso personal, familiar, profesional  y empresarial y que el 2013 sea generoso y abundante en éxitos.